Los distintos rostros de Lady Di en el cine y la tv

Aunque han pasado más de 20 años de su muerta, la figura de la princesa Diana sigue causando fascinación. Y sino que se lo digan a Carlos y Camila – duques de Cornualles – que tuvieron que restringir los comentarios en IG ante los ataque que se desataron por la última temporada de The crown.

Esa fascinación se ha traducido en adaptaciones audiovisuales sobre su vida, como la citada serie de Netflix, y varias actrices han dado vida a la difunta princesa con resultados más o menos encomiables.

Caroline Bills.

Tan solo un año después de la boda llegaría la primera adaptación, obviamente buscaban reflejar un cuento de hadas que se vendía al público cuando todo estaba tranquilo.

La película se llamó Charles & Diana: a royal love story, fue dirigida por James Goldstone y protagonizado por Caroline Bills.

Serena Scott Thomas.

Si hay alguien que ha destripado a la monarquía inglesa, a Diana y sus secretos ese ha sido Andrew Morton. Diana – Her True Story fue una película para televisión basada en el libro homónimo del autor y fue protagonizada por Serena Scott Thomas en 1993

Julie Cox.

En 1994 se publicó un libro que sacudió al Reino Unido: Princess in love que revelaba el romance extramatrimonial entre Diana y James Hewitt, un exofixial de caballería. En medio de todo el escándalo el libro fue adaptado y Julie Cox se puso al frente del elenco.

Amy Seccombe.

Con la muerte de Diana se desató un furor que muchos no quisieran dejar pasar. Apenas un año después se estrenó Diana: a tribute to the people’s princess que buscaba ser un homenaje y Amy Seccombe se encargó de interpretar a la princesa en su último año de vida.

Genevieve O’Reilly.

Para conmemorar una década de su partida se lanzó Diana: last days of a princess, que hacía un recuento de sus dos últimos meses. Aunque la película combina entrevistas e imágenes de noticieros, la actriz irlandesa se encargó de interpretarla en varios fragmentos.

Lesley Harcout.

Con motivo de la boda de William y Kate, se lanzó una película para retratar el romance de los herederos – del heredero – y la escocesa se encargó de darle vida en apenas un cameo pero lo llamativo es el parecido físico que logra.

Naomi Watts, ¿la peor?

En 2013 se lanzó Diana, una nueva película que explora otro de los sonados romances de la princesa: el que sostuvo con un cirujano cardíaco de Pakistán.

Aunque la actriz es muy talentosa e incluso ha estado nominada al Oscar en dos ocasiones, su interpretación no convenció, ni a la propia actriz, y terminó siendo nominada a un Razzie.

Bonnie Soper.

La boda de Meghan y Harry también recibió su propia película y Bonnie Soper fue seleccionada para encarnarla en los flashbacks de la infancia de Harry.

Emma Corrin.

Y llegó The Crown, específicamente su quinta. Para horror de la familia real, todo el odio a Carlos y Camila resurgió el año pasado como si volvieran a estar en los 90. Por el contrario, la joven Emma Corrin, ha visto cómo su popularidad aumentó tras el estreno.

Sin duda fue un acierto de Peter Morgan el elegirla, porque no solo da el aire físicamente sino que logra transmitir la inocencia y candidez que se necesitaba.

Kristen Stewart.

Hace unos días se liberó la primera imagen de Kristen como la malograda princesa y las expectativas son altas. La veremos en Spencer, la película que prepara Pablo Larraín y que abordará el fin de semana de Navidad que Lady Di pasó en la residencia oficial de la reina Isabel II y del resto de los Windsor en Sandringham, en Norfolk justo cuando decidió separarse de Carlos.

En 2016 Larraín estrenó una película sobre Jackie Kennedy y el trabajo de Natalie Portman le valió una nominación a múltiples premios, así que no dudo que una actriz tan talentosa logre sacarle partido a este papel.